Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

EL FIN DE SÓCRATES 2/4

Leí cuatro libros de Platón que nos presentan a Sócrates en sus últimos días y momentos. En la entrada anterior hacía una reflexión sobre «Eutifrón», puedes leerla aquí. Hoy es el turno de reflexionar sobre la «Apología de Sócrates».

LOS IDEALES DE SÓCRATES

«Apología de Sócrates» es el segundo libro de la serie que leí; narra el juicio al que fue sometido el filósofo y, como su nombre indica, contiene la defensa que sostuvo ante sus acusadores. Se le acusaba de corromper a los jóvenes de Atenas con sus enseñanzas, también de descreer de los dioses del pueblo y de enseñar acerca de otros dioses.

Lo primero que noté es que la defensa de Sócrates se siente débil, sus argumentos fueron muy sencillos y carecieron de la brillantez propia del maestro; me pareció que un filósofo de su magnitud pudo haberse defendido mejor. Sus argumentos resultan a veces pueriles o fantásticos y otras veces parece que Sócrates está buscando más problemas. A lo largo de su apología insinúa que es más sabio que cualquiera y que por eso lo odian, habla sobre un demonio que desde su niñez se ha apegado a él (impidiéndole hacer algunas cosas e impulsándole a hacer otras), también le resta importancia a la posible condena a la que pudiera ser sentenciado en aquel juicio, e incluso asegura merecer los mejores honores que pudieran serle otorgados; en general no se defendió bien.

¿Cuál fue la razón por la cual Sócrates no se preocupó demasiado en defenderse?

Sócrates fue claro desde el principio acerca de su defensa, la cual no tenía como base su habilidad retórica sino el simple hecho de que había sido acusado injustamente. Sócrates consideraba que la manera de defenderse de aquella injusticia era sencillamente no defenderse, y si el sistema romano lo condenaba estaba dispuesto a morir.

El libro está lleno de frases memorables pero dos que ilustran bien lo que digo son las siguientes:

«Descanso en la confianza de que digo la verdad».

«Prefiero morir por decir lo que ustedes no quieren escuchar que vivir por arrastrarme delante de ustedes».

Sócrates no se disculpó por aquellas faltas que no cometió, tampoco se retractó de nada de lo que había hecho ya que consideraba que no había hecho algo incorrecto; él estaba en paz consigo mismo y eso se manifiesta en una seguridad que sus rivales no podían igualar.

Una perspectiva contemporanea

A nivel práctico podría parecer que su estrategia, si es que la había, no funcionó porque fue declarado culpable y condenado a muerte. ¿Cometió Sócrates un error al defenderse tan pobremente?

Pasaron aproximadamente dos mil años desde entonces, en este lapso muchas cosas en la vida y filosofía cambiaron. Hoy día damos demasiado valor a la recompensa inmediata, no nos gusta la espera ni las cosas difíciles, odiamos las injusticias y odiamos más ser víctimas de ellas. Sería normal que a nuestra mente post-moderna parezca ilógico el proceder de un Sócrates dispuesto a morir en medio de tal injusticia.

Sin embargo, si Sócrates se hubiera defendido brillantemente y hubiera ganado su juicio tal vez no «gozaría» de toda la credibilidad por la que aún hoy es recordado. Si Sócrates se hubiera defendido y vencido seguramente habría vivido algunos años más antes de morir pero su leyenda no estaría viva hasta hoy.

Sócrates es una figura fuerte justamente porque fue capaz de vivir buscando la verdad y morir por esa búsqueda.

En conclusión; puede ser que Sócrates «perdiera el juicio»; sin embargo, quizás no se trata de ganar el juicio, quizás se trata de no perder los ideales.

En la siguiente entrada, una reflexión sobre la congruencia de Sócrates. ¡Suscríbete!

Si te ha gustado dame un like, comparte y sigue a Arteria en tus redes:

YouTube

BandLab

wordpress

Facebook

Instagram

Twitter

EL FIN DE SÓCRATES 1/4

Hace unos días leí cuatro libros de Platón que retratan los últimos días de la vida de Sócrates. Después de reflexionar sobre cada uno de ellos he extraído cuatro reflexiones éticas que compartiré en varias entradas. Aquí, la primera parte.

SÓCRATES, SOBRE LA JUSTICIA (Eutifrón)

El primer libro que leí fue Eutifrón, sobre el cual ya había publicado algunas anotaciones aquí. Eutifrón es un libro que nos muestra a un Sócrates que ha sido acusado de corromper a la juventud con sus enseñanzas, las cuales se tachaban también de blasfemas. Uno de esos días Sócrates se encuentra con su amigo Eutifrón y tienen una charla sobre la justicia y la piedad.

Todo el diálogo muestra a un Sócrates concentrado en demostrar la complicación detrás de la justicia.

¿Qué es lo justo?

Para Sócrates la justicia no es objetiva ya que a menudo cada uno considera justo aquello que le gusta, satisface o conviene; por tanto es muy engañoso sentirse una persona justa.

¿Alguna vez te pareció que algo que no te conviene es justo?

¿Cuál es la motivación para ser buenos?

Además en el diálogo Sócrates habla sobre otro concepto, la palabra «piedad» que hoy ha caído en deshuso y que refería a una persona moralmente tan buena que no había en ella mancha ni error (algo así como un santo). Sócrates plantea que ser «tan buenos» es un acto egoísta si solamente se espera algún tipo de retribución por ello.

¿Hacemos lo bueno esperando alguna recompensa? ¿Es malo hacer lo bueno esperando recompensa?

Mi frase favorita del libro es:

«La piedad es una especie de arte comercial entre la humanidad y los dioses».

El libro tiene un final intempestivo sin que los personajes lleguen a una conclusión, debido a esa característica deduzco que Platón quiere llevarnos a reflexionar más que convencernos de algo.

¡El libro es una lectura que recomiendo totalmente!

La próxima entrada tratará el concepto socrático de la autoconfianza tomado a partir de la Apología de Sócrates. ¡Suscríbete!

Si te ha gustado dame un like, comparte y sigue a Arteria en sus redes:

YouTube

BandLab

wordpress

Facebook

Instagram

Twitter

Sabor a mí

Sabor a mí es una de las canciones mexicanas más conocida y más versionada de los últimos años. Fue compuesta en 1959 por Alvaro Carrillo y es probablemente su canción más famosa.

La canción me gusta desde mi adolescencia y desde hace tiempo atrás quería poner en las redes alguna versión mía.

SABOR A MÍ
Alvaro Carrilo

Tanto tiempo disfrutamos de este amor
nuestras almas se acercaron tanto así
que yo guardo tu sabor
pero tú llevas también, sabor a mí.
Si negaras mi presencia en tu vivir
bastaría con abrazarte y conversar
tanta vida yo te di
que por fuerza tienes ya, sabor a mí.

No pretendo, ser tu dueño,
no soy nada yo no tengo vanidad
de mi vida, doy lo bueno,
soy tan pobre que otra cosa puedo dar.

Pasarán más de mil años, muchos más
yo no sé si tenga amor, la eternidad
pero allá tal como aquí,
en la boca llevarás, sabor a mí.

Gracias por ver y escuchar. Si te gustó dame un like, comenta y suscríbete.

Sigue a Arteria en sus redes:

YouTube

Facebook

BandLab

WordPress

Instagram

Twitter

Como de sexo

COMO DE SEXO
Lucanus Berea

Así era su amor
placer confluente
suyo el perfume
flores rojas en la cama
gemidos como de muerte
y gemidos como de amor.
Así era penetrarnos
morirnos un poco más
justo así era besarla
perdiendo el calor en nuestros huesos
tomando el veneno de la euforia
mientras yo en su cuello aprovechaba
cerrabamos los ojos
ruidos como de sexo
ruidos como de guerra.
Una tensión, una contracción, un espasmo
y en cada subida la respiración se hacía pequeña
una depresión, un reloj, el retraso y la ira
homeostasis en los apegos
castigándonos
asfixiándonos
incomprensible
besandonos la frente
gastándonos la vida
desintegrándonos
como la muerte
así era su amor.

Derechos reservados

Lapsus cohorte

LAPSUS COHORTE
Lucanus Berea

Para toda ocasión que te dije un «te amo» debiera aclararse «no soy perfecto».
A cada uno de los besos que me diste y te di le sobra un acento en la infidelidad.
Una de cada tres veces que se usa «ira» debiera reemplazarce por «miedo».
La última frase en la novela que fuimos no puede terminar en tres puntos.
Antes de toda madrugada de amor debiera agregarse algún infinitivo.
Al verbo amar debiera suprimirsele cualquier adverbio, coma y preposición
Bueno y malo son vocablos que el confundido autor ha usado arbitrariamente.
Al sustantivo «pareja»  le sobran las mayúsculas y cualquier subrayado.
Toda vez que se ha usado «tristeza» debiera estar antecedida por «mentira».
En nuestra lista de planes faltó borrar «Algún día llegar juntos a viejos».
Pero consta que los yerros no son a drede ni las risas en fotos, mentira.
A los abrazos que nos dimos sobra el adjetivo «eterno» evitando lo cursi.
Una de cada dos veces que el libro menciona «nosotros» debiera ser «tú y yo».
«Lágrimas» es usado como sinónimo de dolor y alegría  según el contexto.
Amén de la tragedia, el punto final cierra un ínfimo viaje y un infinito amor.

Derechos reservados

¿Qué sucedió el 2 de octubre?

52 años de Tlatelolco

El 2 de octubre de 1968 el ejército mexicano disparó contra manifestantes del movimiento estudiantil en la Plaza de las tres culturas, Tlatelolco.

No existió consenso respecto del saldo de la matanza, pero se calcula que fue de 300 muertos, 700 heridos y 5000 desaparecidos.

El movimiento estudiantil se manifestaba pidiendo mayor libertad de expresión y la derogación de una ley que penaba con carcel la disidencia política.

Tras la matanza, el gobierno mexicano minimizó los eventos y solamente 50 años después reconoció que fue un crimen de estado.

Mafalda, sobre la humanidad

El día de ayer, 30 de septiembre falleció a los 88 años de edad Joaquín Salvador Lavado Tejón, mejor conocido como Quino. Desde este blog le homenajeamos recordando 5 frases de Mafalda, su personaje más emblemático.

1. «Lo malo de la gran familia humana es que todos quieren ser el padre.»

2. «Dicen que el hombre es un animal de costumbres, más bien de costumbre el hombre es un animal.»

3. «¿No será más progresista preguntar dónde vamos a seguir, en vez de dónde vamos a parar?»

4. No será acaso que esta vida moderna está teniendo más de moderna que de vida?»

5. «¿Y por qué habiendo mundos más evolucionados yo tenía que nacer en este?»

Por último; una frase del mismo Quino:

«Viendo las cosas que hice en todos estos años me doy cuenta de que digo siempre las mismas cosas, y siguen vigentes. Eso es lo terrible.»

Bajo la luna llena

Mira el vídeo de «Bajo la luna llena»https://cutt.ly/Nf2eG15. Es una canción compuesta sobre tres modos griegos. ¡Sígueme en las redes!

Bajo la luna llena

BAJO LA LUNA LLENA
Lucanus Berea

Tras los naufragios de mi vida
fiel al impulso que me guía hacia el mar
no me detengo cuando se trata de navegar
oleajes, tormentas o alguna piel.

Dejé la rutina de tierra firme
tatuando en mi brazo antes de irme
su inicial
no me detengo ante la salvaje intuición,
mares, navíos y algún corazón.

Con la lluvia abrazándome
(bajo la luna llena)
con las estrellas guiándome
(bajo la luna llena)
bellas sirenas besándose
(bajo la luna llena)
bajo la luna llena

Viejo bucanero del Caribe
lo estable y la seguridad no me sirven
lejos del mar.
Mucho no importa el destino
navegar lo hice convicción
volví a las galeras, dije «adiós».

Con la lluvia abrazándome
(bajo la luna llena)
con las estrellas guiándome
(bajo la luna llena)
bellas sirenas tocándose
(bajo la luna llena)
bajo la luna llena

¡Navegaré!
(bajo la luna llena)
antes que perderme en el olvido
(bajo la luna llena)
a la soledad, el silencio, viento y frío
(bajo la luna llena)
¡Me Arriesgaré!

Derechos reservados

https://cutt.ly/Nf2eG15

Apócopes

Lucanus Berea

El apócope de bueno es buen
el apócope de mucho es muy
el apócope de malo es mal
así como el de santo es san.

Gran es apócope de grande
tan el apócope de tanto
recién es el de reciente
Y de televisión tele.

La lista sigue…

bici de bicicleta
boli de bolígrafo
cole para colegio
otorrino de otorrinolaringólogo…

Y así…

Un
foto
kilo
megas
moto
prepa
mini
profe
radio
tercer…

El apócope de mí… es tu ausencia.

Derechos reservados

Notas sobre «Eutifrón» de Platón

Eutifrón es un libro que plasma un dialogo entre Sócrates y Eutifrón cuyo tema central es la piedad y la justicia. El dialogo sucede cuando Sócrates ya había sido acusado de corromper a la juventud de Atenas. Aunque no llegan a alguna conclusión sobre el tema, la reflexión que se expone resulta muy interesante.

A continuación presento paráfrasis de tres frases muy relevantes en el diálogo:

1. «Si es impío aquello que todos los dioses odian y es pío aquello que a todos los dioses agrada; lo que a unos agrada y otros odian, ¿no es ninguna de las dos cosas, o es ambas a la vez?»

2. «Donde está lo pío, allí también está lo justo; pero donde está lo justo ¿todo es pío?»

3. «¿Es la piedad una especie de arte comercial entre la humanidad y los dioses?»

Última reflexión: Se hace notorio que el objetivo de Platón no era convencer al lector sobre cuál sería la sustancia de la piedad y la justicia sino proponer un ejercicio intelectual y, en cierto aspecto, también espiritual sobre la busqueda de tal sustancia.

En esta época posmoderna la subjetividad de la piedad (e incluso su posible inexistencia) resulta un tema de actualidad. Definitivamente, ¡invito a leerlo!